Reutilizar maderas: Tratamiento y falsos tips

¿Por qué utilizamos sellador y barniz ecológico para nuestros productos artesanales en madera?

Sobre el correcto sellado y tratamiento

La madera es un material orgánico con diversas propiedades, entre ellas destaca la higroscopia. Esto significa que es un material que absorbe agua y ésta penetra en la madera de tres formas: en forma líquida, en forma de vapor y mediante difusión molecular. La cantidad de humedad en la madera es la relación entre la masa de agua que contiene y la masa de madera sin agua.
Es un material muy absorbente que tarda mucho tiempo en evaporar gran parte del agua sin procesos de aceleración. El contenido de humedad en ella no debe superar el límite del 20%, superando ése nivel hay daño celular. La cantidad de humedad en los productos de madera ya fraccionada también depende de la humedad del ambiente y su temperatura.

Si no sellamos y protegemos nuestras piezas acaban dañándose, acortandose así su vida útil por los efectos y desgaste del agua y productos químicos de diversos orígenes. Además no tratar debidamente la madera pone en riesgo nuestra salud por la formación de hongos, moho y sus esporas, que aunque imperceptibles a la vista, penetran en nuestro organismo por medio del contacto con el producto y via respiratoria.

Para las maderas que van a estar expuestas en ambientes externos y trabajadas solamente con acabados de aceites basados en resinas minerales y resinas de otras maderas, es necesario como base sellar con productos ecológicos fungicidas y repelentes de insectos, de esta forma el poro se cierra y evitamos que quede expuesto.

Por estas razones empleamos un sellador ecológico con certificado Ecolabel que respeta la madera y el medio ambiente, da un aspecto natural, respeta su estado y composición y, además, la fortalece, es duradero y fácil de limpiar, no se craquela, soporta los cambios de temperatura, evita la acumulación de agua y la formación de moho y hongos y es resistente a los productos que utilizamos en el hogar que, por su química, podrían resultar dañinos.

Sobre los aceites

Los aceites y ceras derivadas de minerales y árboles son recomendables, sobretodo aquellos que mediante su secado curan y cristalizan. Estos aceites, por ejemplo el aceite de Teca derivado de esta especie de árbol, fortalecen la madera. Nunca debemos sobresaturarla porque resulta contraproducente y reblandese el material provocando que pierda su característica natural de dureza. La falta de dureza según el propósito por el que la madera quiera ser utilizada, puede causar fallos en la estabilidad y diversos problemas.

Falsos tips

La mayoria de aceites vegetales (salvo alguna excepción) son perjudiciales para la madera, no respetan su pH ni su curado natural, además generan hongos y mala oxidación, causando olores rancios, ablandamiento y acortando su vida útil.

Entre los falsos tips que circulan para tratar y sellar la madera nos podemos encontrar:

  1. Tratar y sellar la madera con los aceites naturales y el resto de componentes que integran los jabones, champús  y acondicionadores

¡Falso!

El tratamiento y sellado no es eficaz con esos aceites ya que lo primero que penetra es el agua. Por tener menor densidad físico-química que los productos oleosos, el contenido de humedad relativa se dispara velozmente. En el cuarto de baño y en la cocina el porcentaje de humedad en el ambiente es muy alto y los cambios de temperatura son bruscos. Siguiendo este tip la jabonera queda dañada de manera casi irreversible. Para recuperarla se podría realizar un tratamiento de limpieza profunda que elimine el mayor porcentaje de agentes externos que han penetrado. Esto incluye dejarla en una cabina de secado aislada durante semanas para eliminar el porcentaje elevado de humedad que se almacena dentro por un incorrecto o nulo procedimiento de sellado previo al primer uso.

Los tratamientos hidrófugos no son para evaporar humedad sino que funcionan para que no penetre en la madera. Si debido a la penetración de humedad la fibra llega al punto de putrefacción interna el producto se vuelve irrecuperable.


  1. Métodos químicos de cocción e inmersión que combinan varios componentes: vinagre, agua, sal, bórax, sosa cáustica, aceites, etc.

¡Falso!

Los métodos químicos de cocción e inmersión no sirven como aislante, ni sellador hidrófugo, sino que funcionan como decapante, blanqueador e insecticida. Además son metodos peligrosos y dañan la madera cambiando su pH, la deforman, cambian su color, no respetan sus resinas y aceites propios.

Nuestros trabajos

Pincha aquí para ver nuestros trabajos disponibles en stock

¡Síguenos en nuestras redes sociales!